Category Archive

Experiencias

Diario de una mamá teletrabajadora

Kandediaz Conciliación Teletrabajo

Mamá con teletrabajo, conciliación, en casa, y, además perfectas y guapas, ¿es posible?…

Mar nos cuenta un día habitual en su vida…

Mi nombre es Mar, bueno, no es mi nombre real, pero como les voy a contar una experiencia real que creo que no será muy bien recibida, entenderán que no quiera exponer públicamente mi nombre. En fin, nunca he sido políticamente correcta.

¡Para eso tengo a @kandediaz que me centra cuando me voy… jajaja!!!!!

Desde el Estado de Alarma, soy mamá a pleno rendimiento, mamá de cinco hijos. Sí han leído bien: dos niñas y un niño, un perro y un marido, eso hace un total de 5 hijos.

Además, teletrabajo, y como me gusta ser responsable, normalmente hago más cosas de las que me corresponden.

Mis días empiezan sobre las 6:30 AM, es el único momento para ducharme en condiciones, preparar desayunos, comida, y silenciar al perro que ya está dando la lata.

Como muy tarde, a las 7:30 ya tengo a la prole despierta y activa. En pleno rendimiento. Salvo a mi quinto hijo, que es una marmota. Me he planteado más de una vez tirarle un vaso de agua por encima, pero me asaltan las dudas sobre el tipo de ejemplo que estoy dando a mis niñas.

Como también me ha dado tiempo de encender ordenador y leer a toda prisa e-mail que hayan llegado de noche, aprovecho el momento en que las peques desayunan para yo empezar a trabajar. Mis peques tienen dos, tres y cinco años. Con lo que el desayuno y la tranquilidad duran poco. Así que me paso el día corriendo entre el portátil y las niñas.

Como tenía poco, tengo un colegio maravilloso, increíble, que nos sigue cobrando las cuotas y de regalo me mandan una programación diaria para las dos niñas que ya están en el cole. ¡Soy súper afortunada!. Encantadísima porque además el cole lo elegí yo.

Yuhuuuuu, soy profe además de mamá y teletrabajadora. Pero bueno, lo del cole está chupado. Cada tutora me manda la programación como quiere. Esto significa que cada día recibo entre 3 ó 4 comunicados (aunque he llegado a tener más de 10), además hay que visualizar no sé cuántos vídeos, a esto unimos tarea en un formato que solo hay que descargar, pasar a Word, imprimir, conseguir que las hagan en base a las instrucciones que se nos dan, y luego escanear y mandarlas a las respectivas tutoras, ah, y también psicomotricidad, teatro, baile, manualidades,… Sólo he tenido que comprar tinta de impresora, paquetes de folios, pegamento, rotuladores, creyones, tijeras, pegatinas, gomets, pintura, pinceles,…y rezar al Espíritu Santo y demás divinidades para que me den una cosa que se llama… déjenme recordar… ah sí, lo tengo: ¡PACIENCIA!. Ay que risas.

Bueno pues así entre reuniones por videoconferencia, llamadas, e-mail, informes, aprovecho a que mi quinto hijo, que está en ERTE para que se quede un rato con la prole. Lo cual me da unos momentos maravillosos de tranquilidad, encerrada en mi micro despachito, escuchando gritos diversos: “Papi, ya no eres mi amigo”, y su papi: “pues yo tampoco quiero ser tu amigo”, “mamiiiiiiiii, mamiiiiiiiii, mamiiiiii,…. Ruido, y más ruido… y yo hiperventilando y silenciando el móvil para que la conferencia telefónica que tengo con la Cúpula Directiva no se note ni escuche mi estado actual. Así que pendiente de todas las instrucciones que me dan, avanzo por el pasillo a consolar, ordenar, coordinar la zona de combate, mientras vuelvo a rezar a todas las divinidades para que no me pregunten nada y tener que volver a activar el micrófono.

Después de esto, sólo tengo antes de colgar, hacer un resumen y propuesta de mis nuevas tareas, dar un compromiso de cumplimiento, o sea, PARA YA YA YA, volver a zona de combate, relajar el ambiente, y mirar la hora, porque ya es mediodía y no hemos puesto la comida.

Y entonces, veo que todos se han olvidado de mi cuarto hijo, que no ha aguantado más y ha tenido que hacer pipi en una esquina. Respiro, respiro, respiro. No sé si estoy en confinamiento o de parto otra vez.

Organizo almuerzos, todos tranquilos, yuhuuuuuu… yo puedo comer más tarde, voy a aprovechar este ratito para avanzar en el trabajo. Y vaya sí avanzo, a todo meter, porque la tranquilidad durará poco. Pero tengo un plan B, dibujitos para las más grandes, y al pequeñajo de dos, me lo traigo al despacho y le canto mientras sigo trabajando. Es fácil, tengo una técnica infalible. Lo recuesto sobre mí y sólo trabajo con una mano, y silencio móviles… sigo rezando.

Y sí, me dan ganas de llorarme siento mala madre. Y cuando se duerme, es una paz que aprovecho para seguir trabajando. Y me he olvidado de almorzar. Entonces el hambre me mata. Me voy a la cocina y me olvido de las técnicas de ansiedad, porque además he abandonado mis sesiones de psicología porque no me da la vida.

Y así el resto del día sigue fluyendo, sólo he tenido que cambiar pañales, lavar ropa, recoger, mi quinto hijo agobiado también, los niños descontrolados y saltando por toda la casa, sólo han pintado las paredes y han tirado por el WC un par de muñecos…

Así que ya solo me queda poner lavadora, recoger, limpiar las paredes, y seguir rezando.

Entonces, como tampoco estoy trabajando “a tiempo completo” jajajajaaja, sólo unas 10 horas diarias, me he inscrito en algunos cursos porque si hay algo que no soporto es ser una mala profesional. Y para ello, sigo estudiando y reciclándome de forma continua.

Y bueno, he decidido que además de rezar, necesito buscar alguna solución alternativa, porque hace un rato tuve una experiencia realmente asombrosa: HE SIDO POSEIDA POR UN LEÓN… en primer lugar, escuché un rugido ahhhhhhhhhhhhhhhhh, pero es que después, ME HA POSEIDO UNA TIPA QUE NO CONOZCO que gritaba: No puedo mássssss, y luego, se ha puesto a llorar, pero ¿quién es esa?

Pero, ¿de qué se queja esta Señora?, si sólo está en pie desde las 6:30 de la mañana, va a hacer pipi con compañía diminuta constante, además trabaja, cocina, se encarga de la casa y 5 hijos, FUERTE DESAGRADECIDA.

En fin, así que me siento en soledad un minuto porque, con completa sinceridad, me da miedo que llamen a un exorcista, perder el trabajo y que me odien mis niños (que es lo que más quiero en esta vida), porque ahora mismo me odio hasta yo.

Necesito a mi amiga y psicóloga, que nunca me juzga, que me ayuda y, sobre todo, me aporta ideas, técnicas, y, sobre todo, que me recuerda que no tengo 5 hijos, sino 3. Pero que aún teniendo sólo 3, esto es mucho Señores, es mucho!

Encima, me consuela mucho mirarme al espejo, donde no reconozco ni a mi cuerpo, ni a  mi cara de oso panda con unas ojeras negras que me llegan a la boca…

Y me sigo sintiendo culpable, desolada, con un nudo en el estómago y un dolor continuo en la cabeza.

Lo poquito que salgo a la calle, voy en chándal, ayer me di cuenta que tenía la blusa manchada cuando me paró la policía sin documentación y con las niñas grandes dando un paseo. Necesitaba tanto salir que el kilómetro me lo dejé unos 3 kms atrás. Fue una situación divertida.

Así que volví a casa, cabizbaja, pero con dos niñas felices. Sí felices. Felices porque su mamá había salido a pasear con ellas. Que al llegar me dijeron que me querían mucho y que yo soy su mejor amiga. Y ya no sé ni lo que escribo porque las lágrimas no paran.

La realidad, es que soy una SUPER MAMA. Que no tengo prácticamente ayuda. Que si no fuera esta situación, la realidad es que el peso de todo recae siempre sobre mí. Que por el camino voy logrando que mi quinto hijo se convierta en padre y marido. Que gestiono mi trabajo de una manera magnífica, aunque no siempre se valore. Que las mujeres hemos avanzado mucho, pero con muchos sacrificios. Y que además, soy una valiente, capaz de mirarme a mí misma y no conformarme, de dar valores a mis hijos y tratar que no se me note la ansiedad. De tratar de no sentirme culpable por trabajar porque con un sueldo no nos llega ni para comer.

Y lejos de esconderme en fotos de una alegría irreal, de mentir, de presumir por una vida que no existe, yo me muestro tal y como soy. Seguramente soy una tonta por ello, pero lo que sí soy es una VALIENTE, LUCHADORA y BUENA PERSONA. No me gusta esconderme ante una falsa apariencia, no me gusta autoengañarme, y por ello, trabajo duro conmigo misma, y no me conformo a ver pasar el tiempo. Pido ayuda en pocas ocasiones, pero sí a las personas en las que confío, y sobre todo, en aquella que me asesora y me guía de forma profesional a desarrollarme y a ser cada día mejor.

escribo esto, porque sé que hay más mujeres en mi situación. A todas ellas va este post dedicado. No se sientan mal por rendirse a veces, por llorar, por perder los nervios, por no ser perfectas, delgadas, guapas. Siéntense bien por todo lo que hacen, y no permitan que nadie las infravalore.

De corazón…

“C.S.” -Una historia de valentía y coraje-

oy estoy especialmente feliz de compartir esta historia con todos ustedes, mis queridos lectores y seguidores.

Por mantener su anonimato, no pondremos su nombre, ya que se hace mención a terceras personas.

Pero no duden, ni por un momento…. de que es una historia REAL

El verano de 1994, en París, nació nuestra protagonista: C.S. Sus padres no podían estar más felices. Su primera hija.

Photo by Marvin Lewis

Cuando tenía 3 años, la familia se amplió. P.S., su hermano, nació sano y fuerte. Pero sus padres, que eran unos valientes, se embarcaron en una auténtica aventura, y decidieron trasladarse a Málaga en busca de una mejora laboral y familiar.

Photo by Lucas Albuquerque

Sólo tenía 8 años.

Y aún así, al poco tiempo, después de asentarse en esta ciudad, llegó la pequeña S.S. para completar la familia. La felicidad, la esperanza, las ilusiones,… se renovaron.

Si es complicado empezar de cero, cuando lo haces en un país con una lengua extranjera, y con niños, cuando menos es un salto de vértigo que demuestra una gran capacidad de adaptación.

Pero la vida, como en los cuentos, no siempre todo es felicidad. Y así pasó que cuando C.S. tenía 10 años, fue su tío quien arruinó económicamente a su familia y los dejó desamparados. Sin embargo, su padre no se dio por vencido y encontró una nueva oportunidad en otro lugar.

Gran Canaria:  Empieza una nueva aventura.

Photo by Paul Gilmore

Sus padres encuentran trabajo, la familia se refuerza y todo vuelve a la normalidad, nuevos retos, nuevo colegio, nuevos amigos.

Y cuando al fin logran estabilidad, una semana antes de cumplir 16 años, la madre de C.S. enfermó, cayó en un profundo coma del que nunca volvería a despertar.

Photo by Daan Stevens

Esto marcaría un antes y un después en su vida. En una edad complicada y donde necesitas profundamente a una madre.

Tuvieron que buscar ayuda y así contrataron a una persona que cuidase de su madre en casa mientras ella y sus hermanos iban al colegio, y su padre iba a trabajar. 

Hasta que al fin consiguieron la cuidadora definitiva: Se llamaba O., que se vino con su hija menor de edad, D.

Todos intentaron adaptarse por el bien de su madre. Con la esperanza de que se recuperara y saliera del coma algún día.

Lo que C.S no se esperaba es que un año después de lo ocurrido, su padre acabaría enamorándose de O.- la cuidadora-.

Una realidad muy dura de asimilar para una chica de su edad, con su madre enferma en la misma casa, ajena por completo a lo que estaba sucediendo.

Y no pudo ni quiso aceptar esa relación. Hecho que derivó en el alejamiento de su padre. Su relación se deterioró. Su padre no quería ceder, y C.S. no podía asimilar que su padre estuviera rehaciendo su vida en la casa familiar con una mujer que venía a cuidar de su madre y no a dejarla en el olvido.

El desenlace fue brutal.

Su padre le pidió que abandonase la casa familiar.

Decidió que ella era una mala influencia para las menores que vivían allí.

Brutal.

Menos mal que tenía amigos. Tuvo que combinar trabajar, estudiar, trabajar y más trabajar. Su padre le pasaba algo de dinero, pero apenas le alcanzaba para pagar la mitad de un alquiler.

Aprendió pronto lo que era el trabajo duro, el sacrificio, el esfuerzo.

Tuvo momentos muy complicados. Aceptar cualquier trabajo para pagar un alquiler, seguir estudiando. No dejó escapar ninguna oportunidad.

¿Cuáles son los grandes valores y capacidades que la ayudaron a salir adelante?

  • Levantarse aún cuando no tenía fuerzas
  • Aceptar cualquier trabajo antes de quedarse de brazos cruzados
  • No menospreciar a nada ni nadie
  • No regodearse en autolamentaciones
  • Rodearse de buenas personas

Mensaje personal que me ha transmitido directamente C.S. para este post:

“Creo que no soy nadie especial ni he hecho ningún esfuerzo mayor que otros. La vida también me ha regalado muchas cosas”.

¿Saben qué ocurre realmente?

Photo by Jules Bss

Que la vida es generosa con las personas que lo son.

C.S. ha recibido ayuda de personas que han pasado por su vida, pero porque ella es generosano tiene miedo de pedir ayuda cuando la necesita, y da en la misma proporción o más de lo que recibe. Porque ha sido fuerte con una capacidad de resilencia superior a lo normal. Y porque no prejuzgaevalúa las oportunidades antes de descartarlas.

Evita el NO para darle la fuerza justa al SI.

Ysu historia, es una muestra de generosidad. Era una niña cuando se vio en la calle. Hoy en día es una mujer, preciosa, valiente, fuerte… y sí, tiene momentos en los que desea llorar, y lo hace. Pero se seca las lágrimas. Mira hacia el frente y se queda con lo bueno que sí le ha aportado la vida y las personas que ella ha elegido para compartir su camino.

Y… para los que se lo estén preguntando…

Pues sí, ha retomado el contacto con su familia. Quiere y protege a sus hermanos, como ellos lo hacen por ella… Y con su padre, bueno, la vida nos enseña a perdonar, a entender, aunque no compartamos la misma opinión ni estemos de acuerdo con las decisiones tomadas.

Su madre sigue aquí. Sigue igual. A ella, con el permiso de todos, voy a dedicar este post. Ella es la otra valiente de esta historia. ¡Ojalá pudiera ver su aportación en la vida de su hija, y a lo que ha llegado!

Fuente: Melanie Castellano y C.S. en primera persona. ¡Gracias compañeras!

Una historia de superación – Cande A. D. –

Cande Experiencias abril 14, 2020

Hoy traemos una historia real de auténtica superación. Esperamos con esto dar inspiración a muchos que piensan que los finales felices son sólo para unos pocos.

Los finales felices son para todos los que luchan y no se rinden… por más dificultades que encuentran, vuelven a intentarlo. Caerse está permitido, quedarse en el suelo…. NO.

REINVENTARSE es posible.

“Hola, soy Cande… Como muchos de ustedes me vi de la noche a la mañana sin trabajo. Trabajaba de administrativa en las oficinas de una cadena de supermercados, durante 27años ( 1987 – 2014 ) Cuando llegó la crisis del 2008 la empresa empezó a quedarse sin liquidez… En Agosto 2014 traspasaron, el personal de oficinas fuimos despedidos y me mandan al paro (la primera vez que estaba sin trabajo) … Fueron momentos muy difíciles…Te ves impotente… Deprimida…. no sabes si con esta crisis volverás a conseguir trabajo… La incertidumbre se apoderó de mis pensamientos, y no tenía capacidad para ver más allá … Y además la edad no ayuda, no era veinteañera. Me apunté a varios portales de empleo, repartí currículum por todos lados… nada de nada… Pasaban los meses y nada de trabajo, más incertidumbre… más estrés… Un buen día llegue a la conclusión de que no podía continuar así y tomé la decisión de que tenía que cambiar de profesión, abrirme a otras alternativas de trabajo. Me apunte en un curso de Servicio de bar y cafeterías, conseguí trabajo y descubrí que era capaz de hacer otras cosas… La hostelería quema mucho, baje como 10 kg en un mes. Me quedé en los huesos con 51 kg, no fue fácil, el trabajo, algunos compañeros ( de esos especiales que solemos conseguir) pero yo seguí, me sentía bien, estaba aprendiendo y saliendo adelante en esa vida que me estaba tocando vivir . Después del año( 2017) no dejan a nadie fijo y otra vez al paro. Me apunté en otro curso Servicio de limpieza y camarera de pisos, y otra oportunidad de trabajo en una Residencia de Huéspedes, volví a descubrir nuevas facetas de mi, podía hacer muchas cosas si me lo proponía. Estuve 6 meses. ( 2018)En esos últimos meses decidí volver a estudiar en mi asignatura pendiente ( La ilusión de mi vida!!!) que siempre quise pero NUNCA pude hacer, eran otros tiempos y no sé podia…Estudié VETERINARIA!!!!, amo a los animales….

En 2018 me embarqué en ese proyecto que me llevó un año,pero ya de Auxiliar Veterinario (ya no me encontraba en disposición de hacer una carrera universitaria de 5 años).

Para pagarme elcurso ( no fue nada barato) estuve vendiendo bisutería en mercadillos. Conseguí el título y con muy buenas notas ( 2019 )….. y les diré algo muy simpático, yo podía ser perfectamente la madre de mis otros compañeros. El curso, además, contaba con 200 horas de prácticas encl ínicas veterinarias, que las aproveche al máximo… gusté y me contrataron por 3 meses (desde abril a Agosto 2019), luego me renovaron 9 meses más para completar el año (8Abril 2018 /18 Abril 2019) y bravo por mí!!!!!, ahora mismo ya estoy con contrato indefinido…

Aunque no quede bien decirlo, ahora me siento muy feliz y muy orgullosa de mi, he conseguido poder ayudar y curar a esos pequeños seres vivos a los que adoro y lo mejor de todo es que lo he conseguido.Lo único que tenemos que pensar y tener en cuenta es que somos capaces de hacer todo aquello que nos proponemos.

Por cierto, también descubrí que la edad no es ninguna traba, tengo 52 años”

Y, ésa es la conmovedora historia de Cande… Es real. La conozco bien. Es una persona confiable, luchadora, amable, generosa… La he seguido todo este tiempo. Su empresa también fue la mía. Y, hoy ha querido compartir su historia con todos ustedes, en estos tiempos en los que muchos necesitan su inspiración…

“La Cocina….”

Cande Experiencias abril 10, 2020

Hoy, la sección de Experiencias viene de la mano de una compañera y fiel seguidora del blog, Melanie Castellano. Con ella vamos a abordar uno de los temas que más nos preocupan en la Era Confinamiento… la alimentación y el buen uso de la misma sin la actividad física que podíamos desarrollar antes.

“Una de las consecuencias de estos días de confinamiento es la de comer compulsivamente por aburrimiento o por ansiedad.

Esto se traduce en un aumento de peso y sin olvidarnos de que aún nos quedan alrededor de dos semanas más de visitas a la cocina.

Es por ello que está en nuestras manos convertir nuestra cocina en un aliado en lugar de una tentación.

Una de las opciones está en preparar snacks ricos, saludables y nutricionalmente interesantes que podamos usar en los momentos que sintamos mayor ansiedad o para comerlos mientras leemos un libro o vemos una película.

Por ejemplo:

Kilos de Garbanzo

Ingredientes:

 Un bote de garbanzos cocidos

 Una cucharada sopera de cúrcuma

 Una cucharada sopera de pimentón dulce o picante

 Una cucharada sopera de pimienta molida

 Una pizca de sal

 Un chorrito de aceite de oliva virgen extra (AOVE)

Preparación:

Primero debemos preparar una bandeja con papel de horno y precalentar el horno a 180 grados.

Luego comenzamos con la mezcla de los ingredientes, primero verternos los garbanzos en un escurridor sobre el fregadero para lavarlos con abundante agua. A continuación vertemos los garbanzos en un bol de ensalada y empezamos a incorporar las especias, estas pueden ser al gusto, seguimos incorporando la sal, el aceite y removemos bien con una cuchara. Para terminar vertemos los garbanzos sobre la bandeja removiendo con la cuchara procurando que no queden amontonados, metemos la bandeja en el horno precalentado unos 40 minutos y listo!

• Cada horno es diferente por ello debemos mantener controlada la temperatura, para comprobar si ya están listos tenemos que verlos dorados y cuesta pincharlos con el tenedor. Si no tenemos horno podemos hacerlos al microondas sobre un plato y papel de horno recortado controlando los tiempos y sacándolos en tandas de 4 minutos para removerlos.

Antes de terminar me gustaría hablaros de las propiedades nutricionales de los garbanzos.

 Los garbanzos son una increíble fuente de hidratos de carbono de absorción lenta, esto se traduce en una asimilación gradual de la glucosa en sangre, por tanto nos mantiene más tiempo saciados y nuestro organismo tiene trabajo para un buen rato. También es una fuente de proteínas, ¡sí, eso que tanto nos insiste que debemos comer nuestro nutricionista! Las legumbres son una gran fuente de proteínas no animales. No aporta grasas saturadas y es una fuente de fibra, lo que nos ayuda a mantener una visita regular al baño. En definitiva los garbanzos aportan beneficios a nuestra Salud como el aporte de energía debido a los hidratos de lenta absorción, nos ayuda a regular la tensión arterial debido a su bajo índice de sodio y su alto índice de potasio, lo cual también tiene un beneficio diurético, esto puede interesar a las personas con hipertensión. Sin olvidar el beneficio para el movimiento intestinal debido a su contenido en fibra y por último es un gran aliado de las embarazadas, pues es una fuente de ácido fólico.

Pruébalos y cuéntame que te han parecido!

Tu espacio, Tu historia

Cande Experiencias abril 6, 2020

Este blog es un proyecto nacido con mucha ilusión. Un proyecto que tenía en un cajón, cogiendo polvo. Me acordaba de él, pero el trabajo, la familia, la casa, las responsabilidades, nunca me daban tiempo a volver a una de mis grandes pasiones…. Escribir.

Estos tiempos tan revueltos, me han dado la oportunidad de volver a hacerlo y, de compartirlo, con personas increíbles, como tú que me estás leyendo.

Y… cómo no, de las personas que leen, tenemos la gran suerte de que también quieren participar y traernos su experiencia y sus vivencias en este tiempo de confinamiento.

La historia de hoy, viene de una compañera, una persona que tiene mucho más dentro de lo que muestra… para empezar, un gran corazón. Ésta es la historia que comparte Yuly Hernández:

“Ésta es una iniciativa en la que me he embarcado, muy simple y que he llevado a cabo con una de mis nenas, Mireia… Mireia tiene 8 años y es una niña muy especial, sensible, inteligente, empática, y le emocionó participar junto con su mamá en este pequeño/gran proyecto…. Para entender de qué se trata, debes empezar viendo esto: https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=2485178135144885&id=2157968617865840

Hay mucha gente sola, a la que un simple gesto le emociona y lo agradece…. Hace siglos que estoy en un grupo de WhatsApp de madres del pueblo. Dan muchas ideas de cosas que se pueden hacer con los niños, en fin, muy interesante la mayoría de las veces.Cuando me llegó este enlace me encantó la idea, me emocionó, en esta cuarentena las emociones las tengo a flor de piel, con un simple gesto es tanto lo que podemos hacer…. Porque de verdad, hay tanta gente que lo está pasando muy mal. Así que se lo comenté a mis nenas y enseguida se pusieron manos a la obra. Sólo mandé el de Mireia, la mayor, ya que la peque de 3 años aún tiene una perspectiva difícil de entender 😉… aunque lo vamos a hacer también. Recuerdo que mi pareja me dijo…¡Estará entretenida un par de horas!… y en 15 minutos lo tenía hecho!!!!!….

Y LO MANDAMOS!!!!!

Lo compartí con quién me lo envío que era el método más rápido de hacerlo llegar…y cuando me contestó que ya esta recibiendo agradecimientos de una señora de Madrid que estaba con Covid-19 y sola… Me eché a llorar… es increíble lo mal que están algunas personas y lo mucho que podemos hacer con tan poco. Pero lo más emocionante, es que cuando se lo conté a Mireia, se puso como una loca a hacer más y más dibujos… no tiene límite, está entusiasmada… Le he explicado que mandaremos uno al día. Así no la agobiamos, pero la acompañaremos cada día, para que dentro de nuestras posibilidades YA NO ESTÉ SOLA.