Posts Tagged

Niños

ENTRENAMIENTO EMOCIONAL EN CINCO PASOS

Cande Psicología julio 1, 2020
Madre e hijo-entrenamiento emocional

La vida está llena de obstáculos. En ocasiones, se nos hace especialmente difícil superarlos y encontrar soluciones satisfactorias y que éstas sucedan en el tiempo y forma deseados. Y cuando, se suceden linealmente sin darnos tiempo a superarlos, el efecto acumulativo es demoledor.

Se puede observar un hombre triste con el dibujo de unos brazos musculados en pizarra. Muestra contraste entre fuerza y debilidad

Ahí entran en juego nuestras emociones. Esas señoritas que nos hablan constantemente y que nos encantaría silenciar. Pero no es nada fácil. Nuestra educación, entorno, experiencias, … juegan un papel fundamental en cómo somos y reaccionamos. Por eso es importante en CONVERTIRNOS EN NUESTROS PROPIOS ENTRENADORES EMOCIONALES Y ENTRENADORES DE NUESTROS HIJOS.

Desde que el ser humano existe, hemos aprendido a sobrevivir. Pero nunca aprendimos, a que cuando ya no nos hace falta la supervivencia física, porque vivimos en un estado de bienestar donde no tenemos que ir a cazar para tener algo que comer cada día, se da inicio a otro tipo de supervivencia, la psicológica. Aquella que nos aporta lo que somos en esencia pura: seres emocionales. Y, precisamente, esa área, es la que más abandonada tenemos, y la más importante de tener bajo control.

Es un hecho cierto, que en las sociedades avanzadas, los principales factores de absentismo son la ansiedad y la depresión. Otro hecho real, es que los niños, han visto perjudicado su desarrollo emocional por varios factores: ambos progenitores trabajan, no hay tiempo suficiente o de calidad para ellos, las exigencias sobre sus comportamientos o rendimiento escolar son brutales, las comparaciones entre niños son constantes, sin contar que no pueden estar en la calle jugando y haciendo crecer la imaginación y creatividad con sus amigos.

Se puede ver a una mujer sentada y abatida, deprimida.

De repente, el mundo se ha convertido en un lugar hostil. A todo lo que teníamos ya, se ha unido una enfermedad a la que aún no hemos podido enfrentarnos con éxito. El virus está en la calle, y nos digan lo que nos digan, tememos por nuestros hijos, por nuestros mayores, …y esto se suma a una realidad económica incierta.

Convivir con todo esto, no estresarse, no perder los nervios nunca, no perder la paciencia, se ha convertido en misión casi imposible. Muchos los requerimientos y pocas las soluciones.

Con nuestros hijos, desde que nacen, nos ocupamos de su alimentación, de que estén confortables, de casi convertirnos en pediatras y saber cuándo están mal y, en muchas ocasiones, el por qué. Sin embargo, en todo este proceso, nos afecta el estrés y no somos conscientes de cómo estamos actuando y cómo nos mostramos. Ni tampoco le damos importancia.

Pero los niños, SÍ aprenden por imitación. Por mucho que les expliquemos, si no somos coherentes con nuestras palabras, no sólo no harán lo que les pedimos, sino que harán lo opuesto. Se rebelarán, vendrán las rabietas, frustraciones, egoísmo, caprichos, en definitiva, niños que no podemos controlar. Son niños que no saben qué hacer con sus emociones porque sus propios padres tampoco saben. Y, es un hecho que esto ocurre, y ni tan siquiera nos hemos parado a analizarnos.

  • ¿No te ocurre que no quieres que tus hijos sufran?

  • ¿Acaso no quieres que no pasen por determinados sucesos que has tenido que vivir tú?

La mala noticia es que no podemos evitar que les pasen ciertas cosas. No podemos controlarlo todo. Pero sí podemos evitar que sufran innecesariamente. Y esto sólo se consigue dándoles herramientas para la gestión de sus emociones y de cómo afrontar los problemas que tendrán en su vida: huir o afrontar, llorar o pensar, agobiarte o buscar una solución.

John Gottman diferencia emociones básicas de secundarias. Las básicas son el miedo, la ira, la tristeza, el asco y la alegría. Las cuatro primeras nos gustarían que desaparecieran. Sin embargo, nos han ayudado a sobrevivir y son necesarias en nuestra vida. Nos ayudan en la medida que equilibramos su afectación en nosotros. Tener un miedo razonable nos evita muchos problemas, sin embargo, un miedo excesivo nos paraliza y genera trastornos a nivel conductual y perceptivo.

Todas las emociones son necesarias, en exceso hacen daño.

ES POR ELLO QUE TENEMOS QUE SER UN EJEMPLO PARA NUESTROS HIJOS DE CÓMO GESTIONARLAS.

Para ello te facilito esta serie de claves fundamentales y, posteriormente veremos cómo hacer el Entrenamiento Emocional en cinco sencillos pasos. Claves de gestión emocional:

  1. Ayudarles a expresar sus emociones: que las puedan reconocer y explicar, sin miedo ni vergüenza.
  2. Aportarles riqueza en el vocabulario emocional: las emociones no hay que reprimirlas. Hay que entenderlas y saber explicar por qué se sienten de una manera específica. SI NO SE IDENTIFICAN LAS EMOCIONES, NO SE PUEDEN GESTIONAR.
  3. Aportar estrategias: nuestro trabajo es ayudar, acompañar, pero NO Forzar. Es lícito cualquier emoción que sienta un niño.
  4. Mucha empatía: mostrar que entendemos al niño y explicarle por qué se siente así, ayudándole a razonar sobre lo que le ha pasado.
  5. La clave está en el equilibrio de las emociones. Y este equilibrio se consigue si aportamos más fuerza a las emociones positivas que a las negativas.

Una madre escuchando atentamente a su hija

Es decir, si generamos entornos donde la alegría pesa más que la ira, la tristeza, las frustraciones, … las emociones positivas crecerán por sí solas, y, los adultos también estarán mejor.

“Vive la vida jugando, cantando, evitando preocuparte por cosas que ni siquiera han ocurrido”_KandeDiaz

El tiempo que pases con tus hijos, analízate:

  • ¿Cómo reaccionas ante los problemas?
  • ¿Qué expresas ante una mala noticia o incidente delante de tus hijos?
  • ¿Cómo estás viviendo tu vida en estos momentos?

El entrenamiento de las emociones es una herramienta basada en la investigación de John Gottman. Es un método para guiar y acompañar a nuestros hijos en la forma de responder ante sus emociones, ayudando a mejorar la relación entre padres-hijos junto con el desarrollo de habilidades para ambos y lo podemos llevar a cabo en 5 sencillos pasos.

PRIMER PASO: TOMAR CONSCIENCIA DE LAS EMOCIONES PROPIAS

Mientras más consciente estés de tus propios sentimientos, mejor entenderás cómo se siente tu hijo.

Comparte tus emociones y explícales por qué te sientes de una forma determinada.

Los niños aprenden sobre las emociones al observar como muestras las tuyas.

SEGUNDO PASO: EMPATÍA

Toma muy en serio las emociones de tu hijo.

Y, sobre todo, ten y muestra predisposición a entender la perspectiva de tu hijo, motivándolo a que hable de cómo se siente.

TERCER PASO: ESCUCHA ACTIVA

Si le pedimos a nuestros hijos que nos expliquen cómo se sienten, debemos escucharlos con atención, sin juzgar o criticar las emociones que son diferentes de las que esperabas.

Es muy importante entender la emoción antes de dar consejos o pautas sobre el comportamiento.

CUARTO PASO: IDENTIFICACIÓN DE EMOCIONES

Empiece a identificar emociones aun antes de que el niño  pueda hablar.

Hablemos sobre las emociones como la felicidad, la tristeza, la ira y cuándo la gente las siente qué hacen y por qué.

Y, por encima de todo, evita decir a los niños lo que deben de sentir. Los sentimientos son libres. No podemos obligar a sentir algo de una manera.

Y no olvides que los niños aprenden por medio de observar y copiar lo que hacen los adultos que consideran su referente.

Es decir: Tú, su mamá o su papá. Las personas más importantes de su pequeña vida.

QUINTO PASO: BUSCANDO SOLUCIONES JUNTOS

Razonando juntos. Cuando los niños se portan mal, explique por qué su

comportamiento fue inapropiado. Apoyemos la expresión emocional,

pero establezcamos límites en el comportamiento.

Debemos ayudar a los niños a considerar posibles soluciones.

A medida que los niños se van haciendo mayores cada vez aparecen más demandas por su parte, de ahí que desde bien pequeños les enseñemos la importancia de pactar, de dialogar, de acordar de modo democrático. 

La familia es un ejemplo de la sociedad y es el mejor campo de aprendizaje.

Saber comunicarse y reconocer emociones propias y ajenas son, sin duda, imprescindibles para que vayan madurando poco a poco.

Y, con todas estas pautas, estaremos generando la tan olvidada INTELIGENCIA EMOCIONAL.

En un mundo como el nuestro, no ganan los que más conocimientos tienen, sino aquellos que son capaces de tener relaciones sanas, que consiguen satisfacción en lo que hacen (y no una venta de una imagen irreal de una vida que en realidad no existe). Ganan aquellos que sonríen porque de verdad se sienten tranquilos, satisfechos, felices. No por tener más, sino por saber valorar más de manera positiva lo que tienen, disfrutando al máximo de todo y de todos.

¿Te unes al reto?

Pide tu cita ahora

Consejos para salir a la calle con los niños con el COVID-19

Cande Psicología abril 25, 2020

El Estado nos permite salir a la calle con niños hasta 14 años a partir de mañana. Aquí van una serie de consejos para preparar tu salida.

¡Al fin tenemos luz verde para salir con los peques a la calle!

Medida especialmente celebrada entre aquellas familias cuyas condiciones son peores. Convivencia en pisos minúsculos, sin balcones o terrazas, sin acceso a ninguna zona o espacio para que los peques jueguen, descarguen, hagan ejercicio,… Si los adultos echamos en falta el aire, el sol, la actividad, para los más pequeños, es esencial.

Por otro lado, los COP informan de que “se ha empezado a detectar un estrés muy fuerte al permanecer encerrado en casa, además de los efectos negativos en muchísimas familias, como ansiedad, problemas con el sueño, alteraciones en hábitos de alimentación, y abuso de las tecnologías, igual entre los adultos y entre la población infantil”. Es normal que se generen problemas de convivencia, incertidumbre, aburrimiento, etc… todo ello desencadena un empeoramiento de la resistencia a este confinamiento.

Aquí van una serie de recomendaciones para gestionar estas salidas de la mejor manera.

Consejos:

  • Infórmate: lo primero es tener la información completa de lo que podemos y no podemos hacer. Accede al Boe: https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2020-4665 y léelo con calma para extraer tus propias conclusiones, además de todas las publicaciones ya existentes sobre lo que se puede hacer (siempre de fuentes fiables).
  • Concienciación de los peques y adultos: Los adultos podemos entender todo, ahora más que nunca somos un ejemplo de lo que se debe hacer con plena responsabilidad. Los niños aprenden por lo que ven. También por lo que se les explica. Y sí, hay que explicarles la situación en un lenguaje adaptado a cada edad, qué se puede hacer y qué no. Es decir, comunicarles la verdad: no hay que engañarlos, pero tampoco hay que exagerar ni generar más miedo y tensión a la situación.
  • Mantener las normas de higiene: antes de salir a dar un paseo, tienen que lavarse bien las manos, es decir con agua y jabón y de manera concienzuda y prolongada. Hagámoslo divertido, cantando, jugando, utilizando un muñeco, etc.

  • Mantener la distancia estipulada: A los niños, la mejor forma de concienciarlos es irlos preparando. Los niños mayores entienden bien lo que es que no se pueden relacionar y estar separados de los demás como mínimo un metro y medio. Pero a los más peques esto es más difícil. Prepáralos antes de salir. Desde hoy haz juegos en casa poniendo a esa distancia muñecos o sus juguetes favoritos, y les explicas que el espacio que deben quedar entre ellos y el peque, y que así jugaremos en la calle con otras personas y niños.
  • Muestra seguridad (autocontrol y autocontrol), explícales que vamos a salir un ratito con cuidado, porque la enfermedad aún no ha terminado, pero que vamos a hacerlo muy bien, para que no nos pase nada.
  • Firmeza, escucha activa, atención: no es momento para dejar que los niños hagan lo que quieran, ni tampoco para ser tan duros que la salida sea más traumática que estar en casa. Repite mucho la consigna de no tocar nada para evitar enfermarnos. Sé firme con las normas y presta atención a lo que hacen. Recuerda que hablarles y explicarles en su lenguaje las cosas ayuda mucho.

Después de salir

  • Prepárate bien antes de salir: lleva todo lo que te pudiera hacer falta en la calle: toallitas, solución hidroalcohólica, comida y agua (si estimas que tomen algo en el paseo siempre que tengas un lugar seguro donde hacerlo), juguetes manejables y que no impidan moverse de una forma adecuada (evita llevar muchos porque serás tú, papi o mami, el que terminarás cargando todo). Y no te alejes demasiado, no sólo por la norma, sino por si no pudieras controlar la situación y debes irte pronto a casa.

¿Y AL REGRESO?

  • Lavarse muy bien las manos
  • Pregúntales si les ha gustado el paseo
  • Agradece su buen comportamiento
  • Y, sobre todo, escuchemos lo que nos dicen, qué sienten, qué les gustaría hacer en el próximo paseo, y resuelve sus dudas.

Para hacerte más ameno lo que has leído, aquí va un enlace para ver un vídeo de las salidas con tus peques: 

Por desgracia, aún estamos inmersos en el COVID-19. La enfermedad sigue estando activa.

https://youtu.be/9VNz39vKF1c

Un padre acompañando a un niño

NUESTROS ACTOS DE HOYMARCARÁN NUESTRO FUTURO.

Espero que estos consejos te ayuden. Comparte cualquier inquietud o experiencia que tengas al respecto. Me encantará recibir tus comentarios.

Diez consejos para la gestión del Confinamiento

Cande Psicología abril 6, 2020

En nuestra vida ocurren muchas cosas que no podemos evitar que sucedan. Pero sí hay algo que está en nuestras manos evitar… y es cómo nos influye. Cómo tomarnos los acontecimientos y nuestra reacción a ellos.

Somos nosotros los que tenemos el poder de hacer importante o insignificantes hechos y personas.

Muchas personas me preguntan cómo afrontar el confinamiento y la ansiedad generada por el impacto del coronavirus (Covid19).En este post, vamos a ver una serie de pautas para afrontar psicológicamente esta situación:

  1. Lo primero que podemos y debemos hacer es informarnos sólo en fuentes  de contrastada calidad científica. Los medios de comunicación trasladan titulares muy alarmistas, además de repetitivos. Del mismo modo, evita también informarte por las RRSS y a través de WhatsApps ya que si empiezas a leer lo que dicen unos y otros, además de bulos, te vas a encontrar con muchas opiniones sin ningún tipo de validez científica. Usa sólo las RRSS para llegar a las buenas fuentes de información. Y una vez encontradas sigue sólo a esas. Igualmente, evitemos discusiones en grupos o que nos afecten las opiniones de los demás.
  2. Limita el tiempo de exposición a todas las informaciones previamente expuestas. Cuando escuchamos y leemos de forma constante el mismo problema, haciendo un seguimiento del incremento de casos, fallecimientos, etc, sólo provocará que te pongas más nervioso y frustrado por una situación completamente incontrolable desde tu confinamiento en casa.
  3. Sigue las pautas de protección recomendadas por los organismos oficiales y cumple con las restricciones marcadas por el Gobierno. Tanto si estás en confinamiento, como si debes trabajar, cuando te cuidas, ESTÁS CUIDANDO DE LOS DEMÁS. Las medidas están por algo, tratemos de cumplirlas con el mayor rigor para acortar el período de contagios, no saturar más a los diferentes medios sanitarios y terminar con esta pandemia.
  4. Trata de no entrar en pánico o fobia al contagio. Es lógico que nuestro cerebro entre en “modo supervivencia” o en “estado de alarma” en algún momento. Pero no lo alimentemos más de la cuenta. Recuerda la selección de información, el tiempo de exposición y el control que sí puedes hacer adoptando las medidas de protección que se han hecho públicas. Las emociones se contagian y la sensación de pánico es altamente contagiosa. Más que el virus en sí mismo.
  5. Mantente ocupad@: ¿Cuántas veces has deseado poder hacer cosas que el ritmo frenético que nos impone la vida no nos lo ha permitido?. Prepara una lista de cosas que te gustaría hacer y que tienes posibilidad de llevarlas a cabo en tu casa. Aprovecha el tiempo en lugar de pasarlo lamentándote por no poder salir. Ordena tus armarios, cocina, juega, habla con tus amigos y familia, lee, ve películas, estudia!!!!… ¿Sabías que hay un montón de servicios que se dispensan de forma gratuita y de reputada calidad?
  6. Ordena tu día: una de las primeras cosas que debes hacer es no dejarte llevar por el hastío y la tristeza. Levántate cada día a una hora razonable, quítate el pijama, prepara una rutina cómoda y divertida, evita atracones de comida. Trata de distraerte lo máximo posible con los medios que tengas, Hay miles de ideas para hacer cosas sin aportación económica
  7. Pide ayuda, comparte tu situación con tu círculo de confianza: por terrible que sea tu situación, será más fácil si pides ayuda. A raíz de esta situación, además de las ayudas gubernamentales, se ha creado un equipo de voluntariado en muchas áreas. Si nos comunicamos, podemos tratar con seriedad cada caso y evitar que muchas personas estén en riesgo grave de exclusión.
  8. ¿Tienes hijos, personas dependientes a cargo, estás sol@? Para todas las edades hay infinidad de cosas para hacer. Aprovecha este tiempo único para ofrecer todo el cariño que puedas a tu familia o amigos. Tanto si estás con tu familia, como si no puedes estarlo físicamente, es una oportunidad la que nos ha ofrecido la vida para ofrecer lo mejor de nosotros mismos a aquellos que nos importan. No te derrumbes ni te dejes llevar por el pesimismo. Es momento de sacar lo mejor de ti. Sonríe, y la vida te sonreirá. No es una utopía. Acción = Reacción. Cosechamos lo que sembramos.
  9. Trata de ver el lado positivo de la situación. El estado de alarma se ha ampliado hasta el 25 de abril, y con ello nuestro confinamiento. No es un consejo naif. Cuanto antes se estabilicen los casos, antes se parará la posibilidad de nuevos contagios. Y ese es el modo de que vayan decreciendo el número de casos y por tanto el riesgo de males mayores. Y de ese modo los laboratorios tendrán tiempo de sacar una vacuna para que pueda ser utilizada cuando haya un nuevo repunte el próximo invierno (si es que el virus acaba siguiendo un patrón estacional que es una de las posibilidades).
  10. ¿Cuál es tu situación laboral? Tu empresa ha realizado un ERTE y estás incluido?, finalizó tu contrato antes de la regularización del estado de alarma?… la realidad es que las medidas han ido saliendo muy lentamente. Se primó la sanidad frente a las acciones laborales. Esto dio lugar a la incertidumbre y a la gestión cambiante de las acciones laborales por falta de un criterio único. Las empresas han tenido que trabajar a mil por hora, con incertidumbre, sin medios. El trabajo de los responsables de las empresas ha sido muy duro. Con Decretos publicados en fines de semana a última hora del día para su aplicación instantánea. Esto ha complicado de una forma brutal todas las gestiones que se deben implementar en plataformas telemáticas que no estaban preparadas. Tienes dudas? Por favor, acude a la fuente real que te puede dar respuestas. Si conoces a los responsables dirígete a ellos. Igualmente si tienes comité de empresa, habla con ellos. Pero evita entrar en círculos de opiniones con información no contrastada. La única forma de saber la verdad, es consultándola a quien tiene la información. Paciencia. Todo se va a resolver.

La gran mayoría de las empresas ha hecho una labor encomiable, y los trabajadores han asumido estas acciones de una forma responsable, cívica y confiada. Todos se merecen un aplauso, cada día. Todos ellos son los héroes ocultos. Los trabajadores que viven con la incertidumbre de si volverán a tener un trabajo, los responsables que no han podido descansar ningún día, con el peso de volver a sacar las empresas adelante manteniendo los puestos de trabajo.

También se merecen un aplauso los niños, y también aquellas madres y padres que luchan cada día por hacerlo de la mejor manera, por sonreír, sin transmitir preocupación y tratando de mantener la calma. Se merecen un aplauso los mayores que viven con miedo sabiendo que son el colectivo más vulnerable.

Aplaudamos a todos y cada uno que trata de ser responsable. Aplaudamos el cambio y aprendamos de esto, a valorar lo que realmente importa, a vivir con menos, pero no por ello ser menos.

Todos los puntos que se han tratado en este post, tienen su desarrollo individual. Técnicas de control de ansiedad, recursos para niños y adultos e infinidad de ideas para hacernos los días más agradables.

Si quieres adentrarte en cualquiera de ellos, quieres una recomendación personalizada, tienes cualquier consulta, ponte en contacto y deja tu comentario. Y, por supuesto, si quieres aportar, APORTA. Todas las mentes son brillantes.

¡Te espero!