Posts Tagged

psicología

Diario de una mamá teletrabajadora

Kandediaz Conciliación Teletrabajo

Mamá con teletrabajo, conciliación, en casa, y, además perfectas y guapas, ¿es posible?…

Mar nos cuenta un día habitual en su vida…

Mi nombre es Mar, bueno, no es mi nombre real, pero como les voy a contar una experiencia real que creo que no será muy bien recibida, entenderán que no quiera exponer públicamente mi nombre. En fin, nunca he sido políticamente correcta.

¡Para eso tengo a @kandediaz que me centra cuando me voy… jajaja!!!!!

Desde el Estado de Alarma, soy mamá a pleno rendimiento, mamá de cinco hijos. Sí han leído bien: dos niñas y un niño, un perro y un marido, eso hace un total de 5 hijos.

Además, teletrabajo, y como me gusta ser responsable, normalmente hago más cosas de las que me corresponden.

Mis días empiezan sobre las 6:30 AM, es el único momento para ducharme en condiciones, preparar desayunos, comida, y silenciar al perro que ya está dando la lata.

Como muy tarde, a las 7:30 ya tengo a la prole despierta y activa. En pleno rendimiento. Salvo a mi quinto hijo, que es una marmota. Me he planteado más de una vez tirarle un vaso de agua por encima, pero me asaltan las dudas sobre el tipo de ejemplo que estoy dando a mis niñas.

Como también me ha dado tiempo de encender ordenador y leer a toda prisa e-mail que hayan llegado de noche, aprovecho el momento en que las peques desayunan para yo empezar a trabajar. Mis peques tienen dos, tres y cinco años. Con lo que el desayuno y la tranquilidad duran poco. Así que me paso el día corriendo entre el portátil y las niñas.

Como tenía poco, tengo un colegio maravilloso, increíble, que nos sigue cobrando las cuotas y de regalo me mandan una programación diaria para las dos niñas que ya están en el cole. ¡Soy súper afortunada!. Encantadísima porque además el cole lo elegí yo.

Yuhuuuuu, soy profe además de mamá y teletrabajadora. Pero bueno, lo del cole está chupado. Cada tutora me manda la programación como quiere. Esto significa que cada día recibo entre 3 ó 4 comunicados (aunque he llegado a tener más de 10), además hay que visualizar no sé cuántos vídeos, a esto unimos tarea en un formato que solo hay que descargar, pasar a Word, imprimir, conseguir que las hagan en base a las instrucciones que se nos dan, y luego escanear y mandarlas a las respectivas tutoras, ah, y también psicomotricidad, teatro, baile, manualidades,… Sólo he tenido que comprar tinta de impresora, paquetes de folios, pegamento, rotuladores, creyones, tijeras, pegatinas, gomets, pintura, pinceles,…y rezar al Espíritu Santo y demás divinidades para que me den una cosa que se llama… déjenme recordar… ah sí, lo tengo: ¡PACIENCIA!. Ay que risas.

Bueno pues así entre reuniones por videoconferencia, llamadas, e-mail, informes, aprovecho a que mi quinto hijo, que está en ERTE para que se quede un rato con la prole. Lo cual me da unos momentos maravillosos de tranquilidad, encerrada en mi micro despachito, escuchando gritos diversos: “Papi, ya no eres mi amigo”, y su papi: “pues yo tampoco quiero ser tu amigo”, “mamiiiiiiiii, mamiiiiiiiii, mamiiiiii,…. Ruido, y más ruido… y yo hiperventilando y silenciando el móvil para que la conferencia telefónica que tengo con la Cúpula Directiva no se note ni escuche mi estado actual. Así que pendiente de todas las instrucciones que me dan, avanzo por el pasillo a consolar, ordenar, coordinar la zona de combate, mientras vuelvo a rezar a todas las divinidades para que no me pregunten nada y tener que volver a activar el micrófono.

Después de esto, sólo tengo antes de colgar, hacer un resumen y propuesta de mis nuevas tareas, dar un compromiso de cumplimiento, o sea, PARA YA YA YA, volver a zona de combate, relajar el ambiente, y mirar la hora, porque ya es mediodía y no hemos puesto la comida.

Y entonces, veo que todos se han olvidado de mi cuarto hijo, que no ha aguantado más y ha tenido que hacer pipi en una esquina. Respiro, respiro, respiro. No sé si estoy en confinamiento o de parto otra vez.

Organizo almuerzos, todos tranquilos, yuhuuuuuu… yo puedo comer más tarde, voy a aprovechar este ratito para avanzar en el trabajo. Y vaya sí avanzo, a todo meter, porque la tranquilidad durará poco. Pero tengo un plan B, dibujitos para las más grandes, y al pequeñajo de dos, me lo traigo al despacho y le canto mientras sigo trabajando. Es fácil, tengo una técnica infalible. Lo recuesto sobre mí y sólo trabajo con una mano, y silencio móviles… sigo rezando.

Y sí, me dan ganas de llorarme siento mala madre. Y cuando se duerme, es una paz que aprovecho para seguir trabajando. Y me he olvidado de almorzar. Entonces el hambre me mata. Me voy a la cocina y me olvido de las técnicas de ansiedad, porque además he abandonado mis sesiones de psicología porque no me da la vida.

Y así el resto del día sigue fluyendo, sólo he tenido que cambiar pañales, lavar ropa, recoger, mi quinto hijo agobiado también, los niños descontrolados y saltando por toda la casa, sólo han pintado las paredes y han tirado por el WC un par de muñecos…

Así que ya solo me queda poner lavadora, recoger, limpiar las paredes, y seguir rezando.

Entonces, como tampoco estoy trabajando “a tiempo completo” jajajajaaja, sólo unas 10 horas diarias, me he inscrito en algunos cursos porque si hay algo que no soporto es ser una mala profesional. Y para ello, sigo estudiando y reciclándome de forma continua.

Y bueno, he decidido que además de rezar, necesito buscar alguna solución alternativa, porque hace un rato tuve una experiencia realmente asombrosa: HE SIDO POSEIDA POR UN LEÓN… en primer lugar, escuché un rugido ahhhhhhhhhhhhhhhhh, pero es que después, ME HA POSEIDO UNA TIPA QUE NO CONOZCO que gritaba: No puedo mássssss, y luego, se ha puesto a llorar, pero ¿quién es esa?

Pero, ¿de qué se queja esta Señora?, si sólo está en pie desde las 6:30 de la mañana, va a hacer pipi con compañía diminuta constante, además trabaja, cocina, se encarga de la casa y 5 hijos, FUERTE DESAGRADECIDA.

En fin, así que me siento en soledad un minuto porque, con completa sinceridad, me da miedo que llamen a un exorcista, perder el trabajo y que me odien mis niños (que es lo que más quiero en esta vida), porque ahora mismo me odio hasta yo.

Necesito a mi amiga y psicóloga, que nunca me juzga, que me ayuda y, sobre todo, me aporta ideas, técnicas, y, sobre todo, que me recuerda que no tengo 5 hijos, sino 3. Pero que aún teniendo sólo 3, esto es mucho Señores, es mucho!

Encima, me consuela mucho mirarme al espejo, donde no reconozco ni a mi cuerpo, ni a  mi cara de oso panda con unas ojeras negras que me llegan a la boca…

Y me sigo sintiendo culpable, desolada, con un nudo en el estómago y un dolor continuo en la cabeza.

Lo poquito que salgo a la calle, voy en chándal, ayer me di cuenta que tenía la blusa manchada cuando me paró la policía sin documentación y con las niñas grandes dando un paseo. Necesitaba tanto salir que el kilómetro me lo dejé unos 3 kms atrás. Fue una situación divertida.

Así que volví a casa, cabizbaja, pero con dos niñas felices. Sí felices. Felices porque su mamá había salido a pasear con ellas. Que al llegar me dijeron que me querían mucho y que yo soy su mejor amiga. Y ya no sé ni lo que escribo porque las lágrimas no paran.

La realidad, es que soy una SUPER MAMA. Que no tengo prácticamente ayuda. Que si no fuera esta situación, la realidad es que el peso de todo recae siempre sobre mí. Que por el camino voy logrando que mi quinto hijo se convierta en padre y marido. Que gestiono mi trabajo de una manera magnífica, aunque no siempre se valore. Que las mujeres hemos avanzado mucho, pero con muchos sacrificios. Y que además, soy una valiente, capaz de mirarme a mí misma y no conformarme, de dar valores a mis hijos y tratar que no se me note la ansiedad. De tratar de no sentirme culpable por trabajar porque con un sueldo no nos llega ni para comer.

Y lejos de esconderme en fotos de una alegría irreal, de mentir, de presumir por una vida que no existe, yo me muestro tal y como soy. Seguramente soy una tonta por ello, pero lo que sí soy es una VALIENTE, LUCHADORA y BUENA PERSONA. No me gusta esconderme ante una falsa apariencia, no me gusta autoengañarme, y por ello, trabajo duro conmigo misma, y no me conformo a ver pasar el tiempo. Pido ayuda en pocas ocasiones, pero sí a las personas en las que confío, y sobre todo, en aquella que me asesora y me guía de forma profesional a desarrollarme y a ser cada día mejor.

escribo esto, porque sé que hay más mujeres en mi situación. A todas ellas va este post dedicado. No se sientan mal por rendirse a veces, por llorar, por perder los nervios, por no ser perfectas, delgadas, guapas. Siéntense bien por todo lo que hacen, y no permitan que nadie las infravalore.

De corazón…

“C.S.” -Una historia de valentía y coraje-

oy estoy especialmente feliz de compartir esta historia con todos ustedes, mis queridos lectores y seguidores.

Por mantener su anonimato, no pondremos su nombre, ya que se hace mención a terceras personas.

Pero no duden, ni por un momento…. de que es una historia REAL

El verano de 1994, en París, nació nuestra protagonista: C.S. Sus padres no podían estar más felices. Su primera hija.

Photo by Marvin Lewis

Cuando tenía 3 años, la familia se amplió. P.S., su hermano, nació sano y fuerte. Pero sus padres, que eran unos valientes, se embarcaron en una auténtica aventura, y decidieron trasladarse a Málaga en busca de una mejora laboral y familiar.

Photo by Lucas Albuquerque

Sólo tenía 8 años.

Y aún así, al poco tiempo, después de asentarse en esta ciudad, llegó la pequeña S.S. para completar la familia. La felicidad, la esperanza, las ilusiones,… se renovaron.

Si es complicado empezar de cero, cuando lo haces en un país con una lengua extranjera, y con niños, cuando menos es un salto de vértigo que demuestra una gran capacidad de adaptación.

Pero la vida, como en los cuentos, no siempre todo es felicidad. Y así pasó que cuando C.S. tenía 10 años, fue su tío quien arruinó económicamente a su familia y los dejó desamparados. Sin embargo, su padre no se dio por vencido y encontró una nueva oportunidad en otro lugar.

Gran Canaria:  Empieza una nueva aventura.

Photo by Paul Gilmore

Sus padres encuentran trabajo, la familia se refuerza y todo vuelve a la normalidad, nuevos retos, nuevo colegio, nuevos amigos.

Y cuando al fin logran estabilidad, una semana antes de cumplir 16 años, la madre de C.S. enfermó, cayó en un profundo coma del que nunca volvería a despertar.

Photo by Daan Stevens

Esto marcaría un antes y un después en su vida. En una edad complicada y donde necesitas profundamente a una madre.

Tuvieron que buscar ayuda y así contrataron a una persona que cuidase de su madre en casa mientras ella y sus hermanos iban al colegio, y su padre iba a trabajar. 

Hasta que al fin consiguieron la cuidadora definitiva: Se llamaba O., que se vino con su hija menor de edad, D.

Todos intentaron adaptarse por el bien de su madre. Con la esperanza de que se recuperara y saliera del coma algún día.

Lo que C.S no se esperaba es que un año después de lo ocurrido, su padre acabaría enamorándose de O.- la cuidadora-.

Una realidad muy dura de asimilar para una chica de su edad, con su madre enferma en la misma casa, ajena por completo a lo que estaba sucediendo.

Y no pudo ni quiso aceptar esa relación. Hecho que derivó en el alejamiento de su padre. Su relación se deterioró. Su padre no quería ceder, y C.S. no podía asimilar que su padre estuviera rehaciendo su vida en la casa familiar con una mujer que venía a cuidar de su madre y no a dejarla en el olvido.

El desenlace fue brutal.

Su padre le pidió que abandonase la casa familiar.

Decidió que ella era una mala influencia para las menores que vivían allí.

Brutal.

Menos mal que tenía amigos. Tuvo que combinar trabajar, estudiar, trabajar y más trabajar. Su padre le pasaba algo de dinero, pero apenas le alcanzaba para pagar la mitad de un alquiler.

Aprendió pronto lo que era el trabajo duro, el sacrificio, el esfuerzo.

Tuvo momentos muy complicados. Aceptar cualquier trabajo para pagar un alquiler, seguir estudiando. No dejó escapar ninguna oportunidad.

¿Cuáles son los grandes valores y capacidades que la ayudaron a salir adelante?

  • Levantarse aún cuando no tenía fuerzas
  • Aceptar cualquier trabajo antes de quedarse de brazos cruzados
  • No menospreciar a nada ni nadie
  • No regodearse en autolamentaciones
  • Rodearse de buenas personas

Mensaje personal que me ha transmitido directamente C.S. para este post:

“Creo que no soy nadie especial ni he hecho ningún esfuerzo mayor que otros. La vida también me ha regalado muchas cosas”.

¿Saben qué ocurre realmente?

Photo by Jules Bss

Que la vida es generosa con las personas que lo son.

C.S. ha recibido ayuda de personas que han pasado por su vida, pero porque ella es generosano tiene miedo de pedir ayuda cuando la necesita, y da en la misma proporción o más de lo que recibe. Porque ha sido fuerte con una capacidad de resilencia superior a lo normal. Y porque no prejuzgaevalúa las oportunidades antes de descartarlas.

Evita el NO para darle la fuerza justa al SI.

Ysu historia, es una muestra de generosidad. Era una niña cuando se vio en la calle. Hoy en día es una mujer, preciosa, valiente, fuerte… y sí, tiene momentos en los que desea llorar, y lo hace. Pero se seca las lágrimas. Mira hacia el frente y se queda con lo bueno que sí le ha aportado la vida y las personas que ella ha elegido para compartir su camino.

Y… para los que se lo estén preguntando…

Pues sí, ha retomado el contacto con su familia. Quiere y protege a sus hermanos, como ellos lo hacen por ella… Y con su padre, bueno, la vida nos enseña a perdonar, a entender, aunque no compartamos la misma opinión ni estemos de acuerdo con las decisiones tomadas.

Su madre sigue aquí. Sigue igual. A ella, con el permiso de todos, voy a dedicar este post. Ella es la otra valiente de esta historia. ¡Ojalá pudiera ver su aportación en la vida de su hija, y a lo que ha llegado!

Fuente: Melanie Castellano y C.S. en primera persona. ¡Gracias compañeras!

Reinventarse es posible

Cande Coaching, Psicología abril 17, 2020
Hombre feliz

Estamos inmersos en una época de cambios. Las crisis siempre los conllevan.

La realidad es que ya nada será como antes. Aunque volvamos a nuestras rutinas, los expertos hablan de que nos podremos enfrentar a unas tasas de paro de hasta el 25% de la población.

Reinventarse será un reto y una necesidad para muchas personas. Tanto en el ámbito laboral como en el personal.

¿Qué podemos hacer?

Hemos hablado anteriormente, de nuestro diálogo interno, ¿lo recuerdas?

¿Tratamos esto como una CRISIS ó una OPORTUNIDAD?

¿Te quedas encerrado en tu caparazón lamentándote de lo dura que es la vida contigo o haces algo al respecto?

Llevo mucho tiempo trabajando con infinidad de personas, con puestos de trabajo diferentes, evaluando sus competencias y habilidades y ayudándoles a ver lo que ellos mismos no habían visto.

Es una auténtica satisfacción ver los cambios. El mundo está lleno de flores que no se han regado ni expuesto al sol. De caminos sin explorar.

No esperes en este post que te diga lo que tengas que hacer. Mi trabajo es ayudarte a encontrar tu camino, decirte cuál puede ser el calzado más adecuado para que escojas, prever las dificultades y proporcionarte las herramientas para que puedas emprender tu viaje.

No hace más el que más tiene, sino el que mejor uso sabe hacer de ello. El que aprende, el que confía en sí mismo, el que es generoso (porque se recibe de lo que se da), el que logra ser independiente.

Es un mundo que me apasiona, valorar las competencias y explotarlas al máximo. He visto auténticos milagros. Y lo más sorprendente, es que se mantienen con el tiempo.

Es el momento de salir de la frustración y del hastío. Aprovecha tu tiempo para pensar en aquello que se te puede dar bien. ¿Qué puedes ofrecer y que puedas hacer con vocación?, ¿Qué se te da bien?, ¿Desde cuándo no estudias?

Investiga nuevas áreas de mercado. El mundo nunca será igual después del COVID-19. Surgirán nuevas necesidades. De ti depende en qué lugar quieres estar, en el de los necesitados o en los que ofrecen soluciones a las necesidades.

Aprovecha nuestra globalización. Las herramientas son comunes para todos. Internet, móviles, mil medios de comunicación. Escoge adecuadamente las fuentes serias y fiables.

Jamás en la historia han existido tantas oportunidades como en el momento que estamos viviendo.

Todos sabemos que el mundo actual está en crisis. Pero ya no sólo crisis económica, sino de valores.

Los contratos indefinidos y el trabajo para toda la vida están abocados a desaparecer.

También te puede suceder, como le ocurre a un 80% de empleados europeos, que no estés feliz en tu trabajo. Puede que te sientas estancado, desmotivado, puede que no estés de acuerdo con la política de tu empresa, o simplemente, hayas dedicado tu vida a lo que te proporcionaba un salario, seguridad, pero no motivación.

Reinvéntate para tener el trabajo que mereces, el que realmente quieres.

No nos mintamos. Tendrás miedo, angustia, te frustrarás muchas veces.

Pero también te mereces una vida mejor, llena de significado (salvo que ya la tengas). Y si la tienes, y crees que ya no tendrás de nuevo tu antiguo trabajo, también es el momento de apostar por el cambio. Por mejorarte a ti mismo.

Todos tenemos dentro un gran potencial que está pidiendo a gritos que lo liberes. Lo sé de primera mano. Todos los que me han permitido trabajar con ellos me lo han demostrado.

¿Acaso piensas que yo lo he tenido fácil y esto es un discurso de quién vive en la abundancia?

Mentira

He tenido que reinventarme varias veces. He caído. He sufrido. He pasado por muchas situaciones muy duras. Y me he vuelto a levantar. Todo conlleva meditar un plan, prepararse, formarse, trabajar duro, rodearse de personas que valen la pena. Elegir bien los profesionales en los que confiar. Y, sobre todo, potenciarme a mi misma para ayudar a otros a lograrlo.

Con esto y, junto con mi vocación que es plena y auténtica, decidí que yo podía ayudar a otros a reinventarse y encontrar su camino: su misión, vocación, propósito vital para que logren realizarse a través de esos talentos que ya tienen, poder vivir de eso que les apasiona.

Te dejo aquí algunos enlaces donde podrás acceder a muchos cursos gratuitos y con certificación. En algunas web se ofrecen servicios de ambos tipos (gratuitos y con coste). Elige cuidadosamente. Entre los gratuitos hay mucho donde elegir. Hay muchas plataformas más. Escoge lo que más se adapte a ti.

https://www3.gobiernodecanarias.org/empleo/portal/web/sce/sce/centros_nacionales/cnfo_los_realejos

https://miriadax.net

https://aula10formacion.com

https://www.sepe.es/HomeSepe/Personas/formacion/ofertas-formativas.html

La Uned también ofrece algunos cursos gratuitos. Igualmente, ya se han habilitado desde el SEPE y los Servicios Autonómicos de Empleo infinidad de cursos- Muchos de ellos en modalidad e-learnig debido a la actual situación de la Covid-19. Investiga en tu zona. La mayoría de escuelas de formación ofrecen cursos certificados gratuitos. Accede siempre a los lugares que aporten garantías.

En breve, os iré dando más recursos que se ofrecen actualmente por la especial situación en la que vivimos.

Y si estás preparad@ para lanzarte, no dudes en contactarme: hola@kandediaz.com

Son los momentos difíciles los que nos definen. Lo que importa realmente es cómo los resolvemos“.

Una historia de superación – Cande A. D. –

Cande Experiencias abril 14, 2020

Hoy traemos una historia real de auténtica superación. Esperamos con esto dar inspiración a muchos que piensan que los finales felices son sólo para unos pocos.

Los finales felices son para todos los que luchan y no se rinden… por más dificultades que encuentran, vuelven a intentarlo. Caerse está permitido, quedarse en el suelo…. NO.

REINVENTARSE es posible.

“Hola, soy Cande… Como muchos de ustedes me vi de la noche a la mañana sin trabajo. Trabajaba de administrativa en las oficinas de una cadena de supermercados, durante 27años ( 1987 – 2014 ) Cuando llegó la crisis del 2008 la empresa empezó a quedarse sin liquidez… En Agosto 2014 traspasaron, el personal de oficinas fuimos despedidos y me mandan al paro (la primera vez que estaba sin trabajo) … Fueron momentos muy difíciles…Te ves impotente… Deprimida…. no sabes si con esta crisis volverás a conseguir trabajo… La incertidumbre se apoderó de mis pensamientos, y no tenía capacidad para ver más allá … Y además la edad no ayuda, no era veinteañera. Me apunté a varios portales de empleo, repartí currículum por todos lados… nada de nada… Pasaban los meses y nada de trabajo, más incertidumbre… más estrés… Un buen día llegue a la conclusión de que no podía continuar así y tomé la decisión de que tenía que cambiar de profesión, abrirme a otras alternativas de trabajo. Me apunte en un curso de Servicio de bar y cafeterías, conseguí trabajo y descubrí que era capaz de hacer otras cosas… La hostelería quema mucho, baje como 10 kg en un mes. Me quedé en los huesos con 51 kg, no fue fácil, el trabajo, algunos compañeros ( de esos especiales que solemos conseguir) pero yo seguí, me sentía bien, estaba aprendiendo y saliendo adelante en esa vida que me estaba tocando vivir . Después del año( 2017) no dejan a nadie fijo y otra vez al paro. Me apunté en otro curso Servicio de limpieza y camarera de pisos, y otra oportunidad de trabajo en una Residencia de Huéspedes, volví a descubrir nuevas facetas de mi, podía hacer muchas cosas si me lo proponía. Estuve 6 meses. ( 2018)En esos últimos meses decidí volver a estudiar en mi asignatura pendiente ( La ilusión de mi vida!!!) que siempre quise pero NUNCA pude hacer, eran otros tiempos y no sé podia…Estudié VETERINARIA!!!!, amo a los animales….

En 2018 me embarqué en ese proyecto que me llevó un año,pero ya de Auxiliar Veterinario (ya no me encontraba en disposición de hacer una carrera universitaria de 5 años).

Para pagarme elcurso ( no fue nada barato) estuve vendiendo bisutería en mercadillos. Conseguí el título y con muy buenas notas ( 2019 )….. y les diré algo muy simpático, yo podía ser perfectamente la madre de mis otros compañeros. El curso, además, contaba con 200 horas de prácticas encl ínicas veterinarias, que las aproveche al máximo… gusté y me contrataron por 3 meses (desde abril a Agosto 2019), luego me renovaron 9 meses más para completar el año (8Abril 2018 /18 Abril 2019) y bravo por mí!!!!!, ahora mismo ya estoy con contrato indefinido…

Aunque no quede bien decirlo, ahora me siento muy feliz y muy orgullosa de mi, he conseguido poder ayudar y curar a esos pequeños seres vivos a los que adoro y lo mejor de todo es que lo he conseguido.Lo único que tenemos que pensar y tener en cuenta es que somos capaces de hacer todo aquello que nos proponemos.

Por cierto, también descubrí que la edad no es ninguna traba, tengo 52 años”

Y, ésa es la conmovedora historia de Cande… Es real. La conozco bien. Es una persona confiable, luchadora, amable, generosa… La he seguido todo este tiempo. Su empresa también fue la mía. Y, hoy ha querido compartir su historia con todos ustedes, en estos tiempos en los que muchos necesitan su inspiración…

Y, EL FUTURO… ¿QUÉ ES LO QUE NOS DEPARA?

Cande Psicología abril 13, 2020

Estamos en un momento especialmente complejo. Previo al Covid-19, la realidad es que ya estábamos entrando en una nueva recesión. Y este virus nos ha paralizado por completo…

Por completo?

Estás segur@?

Qué es lo que te pasa por la cabeza?, Ha finalizado tu contrato, te han despedido, estás en un ERTE, eres autónom@?… Todas las situaciones son difíciles.

Es un problema o una oportunidad de cambio, de mejora?

Te invito a hacer una Reflexión conmigo:

  • ¿Qué es lo que puedo controlar realmente? Mi vida: puedo controlar mis pensamientos, puedo controlar mi comportamiento, puedo controlar en qué invierto mi tiempo, puedo controlar con quién me relaciono, puedo controlar lo que me importa… PUEDO CONTROLAR MI VIDA. Y, también puedo ayudar a gestionar a otros sus conductas de pánico, su bienestar, sus inquietudes.
  • Qué está fuera de mi control?, y de ello, qué estoy tratando de controlar y eso me está poniendo de mal humor o con ansiedad?, y qué sí puedo controlar y qué no estoy controlando?

INTENTA RESPONDER A TODAS ESTAS PREGUNTAS.

OBSÉRVATE COMO SI ESTUVIERAS VIENDO UNA PELÍCULA… Hoy me encuentro peor, qué he hecho diferente, qué me ha afectado?

Estoy segura de que te preocupa el futuro, qué va a pasar ahora?, seguiré teniendo un empleo?, podré mantener a mi familia?…

Y, LO MÁS IMPORTANTE: ¿QUÉ TE HA ENSEÑADO EL COVID-19?

Pues tal vez que debemos cuidarnos más, tal vez que dediquemos más tiempo a formarnos, tal vez querer más a los que nos quieren y cuidan… y dedicar menos esfuerzo y tiempo a lo que no vale la pena. A las personas que en este momento no han estado, que no se han preocupado por cómo estás (aunque lo esperabas). Aquellas a las que se les llena la boca diciendo lo importante que son sus amigos, familia, equipo, ….. pero, ¿dónde están?

Recibo muchas llamadas de trabajadores, de autónomos, de amigos, de colaboradores,… y, curiosamente, sin haber hablado entre ellos, de forma espontánea, todos me han transmitido ese pensamiento.

Los momentos de crisis son los que nos enseñan la realidad de las situaciones que nos rodean y muestran la verdadera cara de muchas personas.

No te frustres. No hay nada mejor que saber las cosas para poder actuar en consecuencia.

Los que están, son los que importan.

Los que no, se lo pierden.

Preocúpate ahora mucho en estar bien y de los que tú realmente quieres.

Es momento de reinventarse.

Vamos a aprovechar este tiempo para potenciar la calma, serenidad, paciencia, la creatividad.

  • ¿Qué se te da bien a ti?
    • ¿Qué talentos tienes?
      • ¿Qué podemos hacer para sumar y no para restar

Por ejemplo, a mí me gusta y es mi vocación, dar apoyo emocional y en lo necesario a los demás. Compartir recursos. Orientar y favorecer el crecimiento personal. Y ahora lo he puesto a disposición de todos los que quieran de forma altruista. Me gusta estar en continuo aprendizaje. Pues aprovecho a hacer cursos y seguir formándome. Es momento para cuidarse desde casa. Investigo y examino entre todas las herramientas a mi disposición todas las posibilidades de cuidado físico, nutrición,… Tengo niños en casa, examino todos los recursos de la psicología infantil para tratar de que los peques estén de la mejor forma posible en este confinamiento y que saquen un buen recuerdo de todo esto. Al mismo tiempo, estoy pendiente de todos los compañeros que han formado la empresa (aunque estemos en ERTE), con la gran suerte de contar con la Dirección que está en pleno y continuo trabajo por mantener viva la empresa.

Es muy duro pasar de estar en un estado de actividad plena, a este parón y con incertidumbre a nivel salud y a nivel laboral.

Por ello vamos a trabajar juntos en Reciclarnos, seguir Creciendo en nuestras capacidades para convertirnos en profesionales más fuertes y en Reinventarnos si fuera necesario.

Me acompañas?… En el próximo blog pondré a vuestra disposición infinidad de recursos para formaros, seguir trabajando en vosotros mismos desde casa, ver en qué podemos enfocarnos de cara al futuro… Veremos cómo nos vamos a Reinventar.

Porque Reinventarse es posible a cualquier edad

Técnica 3 para Gestión de Ansiedad

Cande Psicología abril 11, 2020

“GESTIÓN Y CONTROL DE NUESTRO LENGUAJE INTERNO“

Nuestro Lenguaje interno son las frases o mensajes que nos dirigimos a nosotros mismos para afrontar las situaciones que se nos presentan.

Estas verbalizaciones nos ayudarán a conseguir objetivos, dirigir, apoyar, frenar o mantener comportamientos que se estén llevando a cabo o que se deseen modificar o ejecutar.

Para ello sería muy interesante que hicieras un registro de pensamientos. Basta con anotar en una libreta: Día, hora, pensamientos positivos o negativos, respuestas fisiológicas ante determinados eventos, comportamientos realizados. Esto es muy importante para cambiarlos luego por evaluaciones no alarmistas/catastrofistas (positivas y realistas)

Si tienes niños en casa, o bien, has tenido la posibilidad de estar con ellos te habrás dado cuenta que los niños suelen decir en voz alta lo que van a realizar o están realizando: ahora coloco los muñecos sentados y les voy a dar de comer, después nos vamos a ir al parque y si se portan bien les voy a comprar un helado… Sin embargo, según nos hacemos mayores ese lenguaje lo vamos interiorizando y se formará el lenguaje interno o, lo que es lo mismo, el pensamiento.

De tal forma que cuando somos adultos también nos hablamos con dicho lenguaje de forma inconsciente. Nos damos mensajes a nosotros mismos ante lo que nos ocurre. Estos mensajes se llaman “auto-instrucciones”.

Todo lo que se entrena, lo convertimos en un hábito. Nuestros hábitos se convierten en acciones inconscientes formando parte de nuestra rutina. Y es ahí cuando conseguimos controlar nuestras emociones negativas sin esfuerzo.

Para que te resulte más fácil, te propongo algunas frases automotivantes que te pueden ayudar:

 “Si otros pueden yo también, voy a intentarlo”

“Poco a poco iré adquiriendo autocontrol”

“Puedo hacerlo, sólo tengo que intentarlo”

 “Si me pongo nervioso no pasa nada, me relajo y ya está, ahora sé cómo hacerlo y cuanto más lo practique mayor será mi dominio”

“No quiero continuar con el problema voy a enfrentarme a él y lo intentaré resolver”

“Siempre he tenido problemas y los he resuelto, éste no va a ser peor”

Este lenguaje interno, a través del cual la persona se habla a sí misma, es un mecanismo que puede ayudarnos a encontrar la solución o a actuar de una forma mucho más eficaz en el momento oportuno.

En este sentido, también se pueden utilizar tarjetas o post-it, donde vamos a escribir frases motivantes, que pondremos en la nevera, en sitios clave de nuestra casa, espejos, bolso,… para leer a primera hora de la mañana, durante el día, o bien, antes de acostarnos. Cualquier sitio del que tengas la certeza que lo vas a ver.

Ejemplos de frases que puedes escribir:

  1. Cada día tengo más autoncontrol. No lo dejes ahora… Sigue así!, De qué te has sentido orgullos@ hoy?
  2. No importa si hoy no lo he logrado, lo seguiré intentando!
  3. Mi reto de hoy:……………(escríbelo) y por la noche recapitula lo que has hecho, cómo, qué cambiarías y de qué estás content@.
  4. Lo voy a conseguir, por mí y por los que quiero!
  5. Caer o levantarme, sólo es mi trabajo, de nadie más

Y así, escribe y personaliza las tuyas. Cámbialas, ponte retos, cambia el formato. Las tarjetas puedes hacerlas tú mismo, de miles de formas y colores. Que sean llamativas y fijen tu atención.

De esta forma, repitiendo y convirtiéndolo en una rutina, lo que ahora parece un “rollo”, se terminará convirtiendo en un éxito, y lo incorporarás a tu lenguaje interno y forma de ver la vida. Todo ello hará que nos sintamos mucho mejor, con más ánimo, mejor humor y en consecuencia con mayor capacidad para responder de forma adecuada a las diferentes situaciones.

Pensemos que uno va a enfrentarse a una situación que valora como amenazante o estresante. Para utilizar la técnica, tendremos en cuenta tres momentos distintos en los que habrá que intervenir:

  • Antes: cuando alguien tiene que enfrentarse a una situación que le resulta estresante o ansiógena suele anticipar su malestar y debido a ello, ya en esta fase mantiene un diálogo interno negativo.
  • Durante: es el momento del enfrentamiento; si el diálogo interno es negativo, iniciaremos la intervención pero el malestar irá en aumento.
  • Después: la persona se castigará emocionalmente por su mala actuación por lo que su alto nivel de ansiedad y la respuesta inadecuada quedarán condicionadas para el futuro.

El gran objetivo a lograr debe ser la sustitución de autoafirmaciones inadecuadas por otras más realistas y adaptativas.

¿Cómo podría autoinstruirse una persona de una forma más adecuada?

Antes:

  • Me preguntaré ¿cuál es mi problema? Por ejemplo: Hacer algo que me aterra.
  • ¿Qué tengo que hacer? Lo primero estar tranquilo. Voy a llevar a cabo un plan: voy a relajar, voy a intentar no ponerme nervioso, lo superaré y estaré bien, sé que lo puedo hacer, por lo menos voy a intentarlo…

Durante:

  • Puedo hacerlo.
  • Lo estoy haciendo.
  • No va a pasar nada.
  • Puedo manejar la situación, todo es cuestión de práctica.
  • Si siento un poco de tensión, haré una pausa y me relajaré.
  • Voy a respirar lentamente.
  • No voy a perder el control…

Después:

  • ¡Lo conseguí!
  • ¡He controlado la situación!
  • ¡La próxima vez lo haré mucho mejor!
  • Puedo relajar la tensión…

Las autoinstrucciones deben ser redactadas con nuestras propias palabras, de tal forma que nos resulten muy significativas y las convirtamos en algo personal y perteneciente a nuestro repertorio de una forma totalmente interiorizada, automática y adaptada a cada situación.

El método también se conoce como “Vacunación contra la tensión, ansiedad o estrés” Las autoinstrucciones pueden utilizarse en situaciones en las que nos sentimos frustrados, temerosos o deprimidos (por ejemplo, en situaciones sociales, al realizar cualquier tipo de exámenes, al realizar entrevistas, al exponer nuestras ideas ante los demás, en algunos tipos de fobias, ante situaciones que nos sintamos agobiados o alterados…).

El término ” Vacunación” intenta proveer destrezas que fortalezcan psicológicamente a la persona al enfrentar situaciones comúnmente “debilitantes y bloqueantes”

Las Auto-Instrucciones Racionales nos dirigen a actuar, a pensar y a sentir de una forma mucho más apropiada en aquellas situaciones que normalmente nos “perturban” y en las cuales nuestra conducta interpersonal competente podría ser mucho menos efectiva.

La base psicológica del método es que las conductas “apropiadas e inapropiadas” se hallan influenciadas por las autoinstrucciones o mensajes que la persona se dice a sí misma.

Por ejemplo, las investigaciones psicológicas demuestran que las personas que experimentan ansiedad en diversas situaciones se dicen a sí mismas pensamientos que son muy diferentes de las autoinstrucciones que emiten las personas que no experimentan ansiedad.

Por tanto, TÚ ELIGES, TÚ ERES EL PROTAGONISTA DE TU VIDA, NADIE MÁS. Y, lo más importante de todo es que…

¡PUEDES LOGRARLO!!!!!!!!!

Fuente: Ana M. Bastida de Miguel (Psicóloga Clínica)