Posted on junio 7, 2020 in

Melanie Castellano

Soy una persona muy consciente de su “yo” y de su entorno, una persona que está en una constante evolución personal y emocional. Debido a ello en muchas ocasiones me veo envuelta en situaciones complicadas.

Candelaria desde el día en que apareció en mi vida, fue como un rayo de luz que me ayudó a gestionar con mucha más asertividad las frustraciones causadas por situaciones que estaban fuera de mi control.

También mostró interés en mis aptitudes como líder y fomento mi confianza en ellas para continuar desarrollándolas día a día, gracias a ello estoy convencida de que el día en que llegue mi oportunidad de poner en practica dichas habilidades, seré una buena líder.

Debido a mi capacidad creativa y de resolución inmediata ante los problemas inesperados, tiendo a ser una persona impaciente cuando dichas soluciones o decisiones no dependen de mí. Con ella he aprendido a gestionar esa impaciencia y esa necesidad de urgencia por solventar los problemas que están fuera de mi control.

Siempre he querido enfocar mi vida al desarrollo personal para luego dedicar mi vida a las personas, dedicarme en su formación y su desarrollo, pero nunca he tenido muy claro que caminos tomar para continuar fomentando ese objetivo y desde que Candelaria supo de dicho objetivo, me ha mostrado el camino a seguir para continuar desarrollándolo y lograr algún día dedicarme a ello de manera activa.

En definitiva, gracias a su presencia he mejorado en la gestión de la frustración, en la gestión de la impaciencia, en la confianza en mis habilidades y sobre todo a descubrir el camino a seguir para lograr mis objetivos.

Yo tenía una semilla plantada en mi jardín con la intención de que brotase una flor, pero el proceso estaba resultando lento y arduo.  Candelaria llegó a ese jardín y me ayudo a brotar la flor que tanto estaba anhelaba y me costaba obtener.Un abrazo!