Posted on abril 14, 2020 in Experiencias

Una historia de superación – Cande A. D. –

Hoy traemos una historia real de auténtica superación. Esperamos con esto dar inspiración a muchos que piensan que los finales felices son sólo para unos pocos.

Los finales felices son para todos los que luchan y no se rinden… por más dificultades que encuentran, vuelven a intentarlo. Caerse está permitido, quedarse en el suelo…. NO.

REINVENTARSE es posible.

“Hola, soy Cande… Como muchos de ustedes me vi de la noche a la mañana sin trabajo. Trabajaba de administrativa en las oficinas de una cadena de supermercados, durante 27años ( 1987 – 2014 ) Cuando llegó la crisis del 2008 la empresa empezó a quedarse sin liquidez… En Agosto 2014 traspasaron, el personal de oficinas fuimos despedidos y me mandan al paro (la primera vez que estaba sin trabajo) … Fueron momentos muy difíciles…Te ves impotente… Deprimida…. no sabes si con esta crisis volverás a conseguir trabajo… La incertidumbre se apoderó de mis pensamientos, y no tenía capacidad para ver más allá … Y además la edad no ayuda, no era veinteañera. Me apunté a varios portales de empleo, repartí currículum por todos lados… nada de nada… Pasaban los meses y nada de trabajo, más incertidumbre… más estrés… Un buen día llegue a la conclusión de que no podía continuar así y tomé la decisión de que tenía que cambiar de profesión, abrirme a otras alternativas de trabajo. Me apunte en un curso de Servicio de bar y cafeterías, conseguí trabajo y descubrí que era capaz de hacer otras cosas… La hostelería quema mucho, baje como 10 kg en un mes. Me quedé en los huesos con 51 kg, no fue fácil, el trabajo, algunos compañeros ( de esos especiales que solemos conseguir) pero yo seguí, me sentía bien, estaba aprendiendo y saliendo adelante en esa vida que me estaba tocando vivir . Después del año( 2017) no dejan a nadie fijo y otra vez al paro. Me apunté en otro curso Servicio de limpieza y camarera de pisos, y otra oportunidad de trabajo en una Residencia de Huéspedes, volví a descubrir nuevas facetas de mi, podía hacer muchas cosas si me lo proponía. Estuve 6 meses. ( 2018)En esos últimos meses decidí volver a estudiar en mi asignatura pendiente ( La ilusión de mi vida!!!) que siempre quise pero NUNCA pude hacer, eran otros tiempos y no sé podia…Estudié VETERINARIA!!!!, amo a los animales….

En 2018 me embarqué en ese proyecto que me llevó un año,pero ya de Auxiliar Veterinario (ya no me encontraba en disposición de hacer una carrera universitaria de 5 años).

Para pagarme elcurso ( no fue nada barato) estuve vendiendo bisutería en mercadillos. Conseguí el título y con muy buenas notas ( 2019 )….. y les diré algo muy simpático, yo podía ser perfectamente la madre de mis otros compañeros. El curso, además, contaba con 200 horas de prácticas encl ínicas veterinarias, que las aproveche al máximo… gusté y me contrataron por 3 meses (desde abril a Agosto 2019), luego me renovaron 9 meses más para completar el año (8Abril 2018 /18 Abril 2019) y bravo por mí!!!!!, ahora mismo ya estoy con contrato indefinido…

Aunque no quede bien decirlo, ahora me siento muy feliz y muy orgullosa de mi, he conseguido poder ayudar y curar a esos pequeños seres vivos a los que adoro y lo mejor de todo es que lo he conseguido.Lo único que tenemos que pensar y tener en cuenta es que somos capaces de hacer todo aquello que nos proponemos.

Por cierto, también descubrí que la edad no es ninguna traba, tengo 52 años”

Y, ésa es la conmovedora historia de Cande… Es real. La conozco bien. Es una persona confiable, luchadora, amable, generosa… La he seguido todo este tiempo. Su empresa también fue la mía. Y, hoy ha querido compartir su historia con todos ustedes, en estos tiempos en los que muchos necesitan su inspiración…